Gime blog portada-67

Experiencia Gime

Soy Gime Suárez, uruguaya, de una ciudad pequeña al norte del país llamada Artigas. Ciudad limítrofe con  Brasil, una frontera muy amigable donde me crié con mucha cultura musical brasileña y casi bilingüe desde que tengo memoria.

A los 18 años tocó irse a la capital, Montevideo, a estudiar y vivir lejos de mi familia y ser un poco más “independiente”. Viví en una residencia con mujeres de todo el país y con extranjeras que venían a estudiar a Uruguay. ¡Qué loco irte a otro país a estudiar!, pensaba yo. Pues descubrí que mi carrera no era vocación, pero finalmente me gradué y soy Contadora Pública. Luego fui descubriendo otras pasiones que me iban acompañando en mi crecimiento personal, como la fotografía… ¡amo todo lo que puede transmitir una imagen! Me descubrí muy viajera, ¡amo conocer nuevos lugares y culturas! Soy muy sociable y extrovertida, muy amiga de mis amigues. Me gustan mucho las reuniones en grupo, soy la amiga que las propone y las organiza. Todas las excusas son válidas para reunirnos, para tomar unos mates en un parque/rambla o para cenar rico y tomar un trago en algún pub/bar… ¡y si es con música en vivo, mejor aún!

Tuve la oportunidad de hacer un viaje alrededor del mundo durante 7 meses con un grupo de amigues de Facultad, donde visité 40 países entre Oceanía, Asia y Europa.

Viajando-viaje-recorrer el mundo
Viajando-viaje-recorrer el mundo

Podría compartir muchas anécdotas pero creo que lo más enriquecedor del viaje fue poder ir descubriendo como salía de mi zona de confort, ir conociendo otras realidades culturales y socioeconómicas tan diferentes y tan variadas que me hicieron replantearme qué es lo importante, qué es lo que nos hace felices. Descubrir las historias de cada país, de cómo se construyeron esos monumentos que queremos visitar, conocerlos para sacarse “la foto”; la historia y sacrificio del pueblo en la construcción de las pirámides; la historia de amor detrás de la construcción del Tah Mahal; la simpleza de la naturaleza virgen en su máxima expresión en las playas de Filipinas; los sabores y olores de cada cultura. No podría elegir un lugar favorito porque en todos descubrí algo hermoso y mágico. En mí misma fui descubriendo mucho. El viaje tuvo diferentes etapas y grupos, y poder reconectar con la capacidad de asombro en cada destino era un compromiso conmigo misma.

Luego tocó regresar a Uruguay, regresar a los afectos, pensar en nuevos desafíos… proyectarme. 


Encontré el idioma como gran limitante en ese hermoso viaje, así que fue lo primero que hice al regresar: ¡clases de inglés! Era muy mala alumna, me costaba mucho avanzar… era algo que me frustraba a nivel personal y laboral. Tenía un buen trabajo pero el inglés me limitaba ese crecimiento profesional. Un día, mi amiga Sofi me contó su idea loca de irse a Irlanda a estudiar inglés en un curso intensivo y a trabajar para mantenerse. Visa de Estudio y trabajo… ¡era lo que yo necesitaba!

Luego de analizarlo y planearlo por unos cuantos meses, allá iba yo, ¡hacia una nueva aventura! y otra vez a salir de mi zona de confort.

Irlanda me recibió de la mejor manera. Una experiencia que había planeado vivir sola resultó totalmente diferente. El destino me puso enfrente a amigues que hoy son hermanes. Juntes fuimos descubriendo eso de “vivir en otro país”, lejos de la familia pero sintiéndonos cerca, compartiendo un mate, organizando una “Noche de la nostalgia” en Irlanda, viajando a encontrarnos con amigues que estaban de paseo por Europa, recibiendo amigues y siendo “guías turísticos” de tu nueva ciudad, invitándoles a sumergirse conmigo en la cultura irlandesa y su música tan hermosa que tanto extraño hoy.

Trabajar como moza en fiestas y eventos de diferentes culturas me hizo conectar con la Gime a la que le gusta organizar reuniones con amigues, organizar eventos. Trabajar con personas que celebraban felices y/o con turistas de vacaciones tomando una “paint” en el bar más típico de Dublín son recuerdos que atesoro en mi memoria.

Desde mi experiencia, y desde la experiencia de tantes amigues/hermanes que hice en Irlanda debo decir que amo trabajar impulsando y aportando un granito de arena para que todo aquel que quiera se dé la oportunidad de vivir esta experiencia. Si tienen las ganas… ¡todo lo demás es posible!

¡Ayudarles a que sea posible me hace muy feliz!

compartir

Share on facebook
Share on google
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email